Archivo de la etiqueta: Salamanca

La pureza del fútbol femenino

Virginia Torrecilla, jugadora del Atlético de Madrid, fue manteada por sus compañeras y por las jugadoras del Barcelona.
La jugadora del Atlético de Madrid, Viriginia Torrecilla, siendo manteada por compañeras y rivales (Atlético de Madrid)

«El fútbol femenino está mejorando, está creciendo y crecerá más. Creo que es mucho más sano». Quien pronunció estas palabras fue Vicky Losada en una entrevista con Andreu Buenafuente en Late Motiv.

Continuar leyendo

Mi camino hacia el Maratón de Sevilla 2015

Hace un año y cinco meses escribía en este mismo blog un artículo acerca de mi primera media maratón. Lo conté como una heroicidad difícilmente superable. El límite de mis fuerzas. Aquella mañana del 29 de septiembre de 2013, mientras recorría los interminables 21.097 metros que, al menos ese día, separaron Babilafuente de Salamanca, pulularon miles de sensaciones por mi cabeza.

Continuar leyendo


Versos, canciones y trocitos de carne, de César Pérez Gellida

Se refieren algunos a César Pérez Gellida como “el Stieg Larsson español”. Yo voy a cambiar las tornas. Permitirme esa licencia. Si el escritor sueco, creador de la renombrada saga Millenium, siguiera vivo, sería “el César Pérez Gellida sueco”. Hace no mucho me deshacía en elogios hacia el malogrado autor escandinavo. Hoy lo hago ante el vallisoletano y su espectacular trilogía Versos, canciones y trocitos de carne.

Continuar leyendo


Media Maratón de Babilafuente, el orgullo de terminarla

A lo largo de nuestras vidas se suceden momentos y situaciones que nos hacen sentir orgullosos. En algunos casos pueden tener que ver con logros académicos, laborales, profesionales. En otros muchos es un sentimiento anejo a la realización de un gran esfuerzo físico. Orgullo generado por la consecución de un reto, para el cual has debido llevar el cuerpo al límite de sus fuerzas. Superación. En mi caso fue por terminar la Media Maratón de Babilafuente, la primera de mi vida.

Continuar leyendo


Me gusta, no me gusta

Me gusta cuando una persona le cede su asiento a alguien mayor en el autobús y me siento muy bien cuando soy yo el que tengo el gesto. Pero no me sienta bien que el agraciado/a te mire implorando un lugar. “Yo se lo dejo porque soy educado, señora, pero no me mire como un corderito degollado”.

Continuar leyendo